Editorial

Published on diciembre 18th, 2012 | by zapata131

0

¿Qué regalarle a un tecnoadicto en estas fiestas?

Ya sea si ustedes celebren Kwanzaa, Janucá, el nacimiento de FSM o la menos popular Navidad, es probable que alguien se vea en la penosa situación de regalarle algo a un ñoño en estas fiestas. Todos tenemos un amigo adicto a la tecnología o peor aún ̣— si están leen este blog con regularidad— es probable que sean uno de ellos.

La verdad esto es una situación espinosa  ya que para los ñoños las fiestas son la excusa perfecta para correr a la tienda y comprarse el —probablemente muy caro— gadget que tanto ansiaba sin verse como un tecnoadicto-nerd-ñoño o un inadaptado social cualquiera. Así que es probable que no aceptan nada que no sea perfección (sea lo que sea su idea de la misma).

Acertar es prácticamente imposible, por mucho que la tecnología le apasione, no le gusta cualquier cosa con botones —tomen nota, novias de chicos tecnoadictos—. Mucho menos les va a gustar lo que un vendedor ya entrado en sus cuarentas, con un traje gastado que ya le está quedando apretado les sugiera. Ese señor es la némesis del tecnoadicto.

Es horrible regalarle algo a una persona que entiende de tecnología. Incluso si tú también eres un adicto a la tecnología. Siempre habrá algo —desde el punto de vista quien recibe el regalo— mejor que va a salir la próxima semana —y de lo cual leyó en su blog favorito— o algo que él hubiera preferido que sólo se puede conseguir si lo mandas pedir a Japón. O quizás lo que él quería era el modelo más barato, que se puede hackear con un software basado en Linux especialmente diseñado para hacer al gadget aún más útil.

¿Cuál es la solución?

Para mi hay tres posibles.

Investigar en blogs que la persona promedio jamás entendería, preguntarle a más personas, tratar de dar con el modelo exacto en el color adecuado y justo con lo que el tecnoadicto necesita… y fracasar en el intento.

Puedes preguntarle exactamente el modelo, con santo y seña y hasta la última letra. De hecho no sólo se lo preguntes, hazlo que lo anote. No trates de comprar algo que «está mejor» según el vendedor, no se algo que hayas escuchado que es «prácticamente lo mismo». Sólo ve y hazlo. Es la única manera de evitar la decepción del adicto a la tecnología. No creo que haya otra manera. Incluso si fuiste a la tienda, viste que lo probó y dijo que «se veía bueno», es probable que no sea suficiente.

La última opción es regalarle calcetines. O una corbata. Vamos, no le regales nada que tenga que ver con tecnología, pero igual regala algo útil. Terminará usándolo y tu te ahorrarás algo de dinero. No es la solución más elegante, pero ¿quién no necesita calcetines?

Corolario

Si eres un adicto a la tecnología y piensas regalar tecnología, piénsalo dos veces. No siempre es el regalo perfecto, probablemente tu tío no quiera un celular nuevo que ni siquira tiene teclado, o que tu primo estudiante literatura quiera un Kindle nuevo —¡nada puede sustituir el tener un libro entre las manos!— o muchos etcéteras más.

A final de cuentas, lo que cuenta es la intención, no los megapixeles.

Tags: , , ,


About the Author

Me encanta leer, escribir y todo lo que se necesita para conectar esos dos. Adoro la ciencia y la tecnología; me interesa conocer las maneras en que éstas cambian al mundo. Sci-fi, ASOIAF, TV Series, Cómics, Libros y todo lo demás.



Deja un comentario

Back to Top ↑