Editorial

Published on enero 24th, 2013 | by zapata131

1

¿Y dónde quedó Apple? (no apto para fanboys)

Cuando hice el primer borrador de esta columna no tenía bien pensado cuál sería el tema central, quería hablar del estado general de la compañía de Cupertino y —después de algunos párrafos— la frase que podría ser el tema central es: en este momento Apple ya no es un líder en el mundo de la tecnología. No están haciendo esas cosas que hacían que todos estuvieran al tanto de lo que hacían, no hacen las cosas que otros tienen que aprender, no hacen las cosas que “inspirarán” a la competencia para ayudar a formar la nueva gran generación de productos tecnológicos.

Por lo visto, Apple está en una etapa en la que siguen haciendo cosas buenas, pero esas cosas buenas sólo son nuevas versiones de sus glorias pasadas. Son como los Aerosmith: de seguro juntan muchísima gente en sus conciertos y sus conciertos son un gran show, pero todo lo que hacen es tocar nuevas versiones de sus viejos éxitos, no crecer o innovar y hacer algo que haga que te olvides de «Walk this way».

En esta fase —y es importante decir que es una fase, una etapa que puede o no ser pasajera— Apple no tiene un sólo producto que puedas señalar y decir “Hey, esto debería hacer que la gente cambie de pensar acerca de lo que necesitaba en términos de hardware” o algún producto tan bueno que su competencia diga “Debemos, no, necesitamos hacer algo exactamente así“. Todas esas ideas, en este momento, están saliendo de otras compañías.

Veamos, por ejemplo, lo que Microsoft está haciendo con sus teléfonos —en cuanto a escritorio, es otra historia. Cuando veo eso me doy cuenta de algunas características que me gustaría que mi próximo teléfono con Android tuviera (todavía no perdono a Nokia por su pacto exclusivo con Windows Phone). Creo que si algo hicieron bien en Redmond fue hacer mucho más relevante su sistema operativo móvil, de alguna manera acercarse a lo que todos los usuarios de cualquier edad (desde niños hasta personas mayores) esperan en el futuro de sus dispositivos móviles.

Y esto no es lo que veo cuando veo a las iMac o las MacBook en este momento ni tampoco es necesariamente lo que veo cuando veo a los iPads y iPhones en las manos de algunos de mis compañeros.

Cuando veo cosas que están haciendo con Android todavía alcanzo a ver algo de eso. Por ejemplo: el Galaxy Note II y como un stylus puede llegar a cambiar la experiencia de usar un teléfono completamente y por primera vez para bien. La verdad es una idea muy buena para una tablet pequeña, porque cuando tienes la habilidad de poner esa pequeña pluma en cualquier pixel, todo cambia. De alguna manera se podría decir que conviertes tu tablet en un Moleskine con esteroides.

Cuando veo lo que hace Nokia también me sorprende. Ellos no dijeron «Hey, hagamos un teléfono extra delgado». A Nokia no le importa tanto el grosor de sus dispositivos, a la mierda eso. Ellos lo hacen ligeramente más grueso, pero pueden poner una mejor cámara, una mejor batería y hacer que sean igual de duros que el legendario 3320. Nokia no se limitó por el grosor de sus teléfonos y lograron sacarle jugo. Y en verdad son excelentes teléfonos. La cámara de los últimos dispositivos Nokia humilla completamente a la del iPhone y es en parte porque muchas de las características de la misma no se pueden implementar en algo tan delgado.

Una de las razones más importantes de su éxito es que para desarrollar cualquier producto Apple abstrae lo que quieren que sea. Ellos (normalmente) no piensan tan linealmente y tratan de hacer una computadora que sólo sea más ligera, o más rápida. Lo que Apple hace es preguntarse, por ejemplo, «Si lo que queremos es que la portabilidad sea lo importante, ¿cómo cambia el uso de este producto específico?» y así nació la MacBook Air, que no tiene una unidad óptica ni un disco duro gigantesco ni otras cosas. En este caso el valor agregado fue quitar algunas cosas, y funcionó.

Debo confesar algo. Durante mucho tiempo estaba esperando ver qué haría Apple con una tablet un poco más pequeña porque esto probablemente la cambiaría bastante. Algo como lo que pasó con la MacBook y la MacBook Air. Pero ¿qué fue lo que pasó? Sólo tomaron el iPad convencional y lo hicieron más pequeño. Ni siquiera escalaron la interfaz, no pensaron en lo distinto que sería, no cambiaron ninguna característica. No pensaron como cambiaría la manera en que la gente usaría su tablet sólo se dedicaron a «hacer el iPad más pequeño». Es muy bueno, no me malinterpreten, pero refleja lo que pasó en 2012 con Apple.

Lo mismo pasa con las nuevas iMac. Y no, no me quejo. Son hermosas. En verdad, se ven como una pieza de museo. Pero cuando la comparas con una all-in-one con Windows (o con Linux) no hace mucho más y muchas veces es incluso más cara. No redefine lo que una computadora es. ¿Cuál es la necesidad de que sea tan delgada? No la vas a estar cargando para todos lados, no necesitas mucho más ligera o delgada. Lo más probable es que la saques de la caja, la pongas en el escritorio y no la vuelvas a mover hasta que salga el nuevo modelo y lo compres.

O la MacBook con Retina Display, que es más delgada y para poder hacerla más delgada quitaron el puerto ethernet. En pleno 2012, una computadora sin ethernet. Y no hay razón para hacerla más delgada, mas que la manía de hacerla más delgada.

Están desarrollando productos que están diseñados para ser deseados, no para ser necesitados. No están diseñando algo que cambie la manera en que la gente está trabajando o que cambie la manera en que la gente se replantee las posibilidades que tiene en su día a día.

Hubo un momento en que Apple podía decir —y nadie lo cuestionaría— que estaban creando productos que cambian al mundo. Cuando salieron las iMac en 1998 sus usuarios tuvieron la oportunidad de editar audio, video, fotografía y hacer muchas otras cosas más que —hasta ese momento— sólo estaban reservadas para algunos pocos. Con una iMac lo podías hacer tú de manera sencilla. Apple podía decir que estaba cambiando la vida de la gente.

Pero durante el año pasado sólo pareció que lo que querían era que la gente pensara «sí, mi computadora actual es suficiente pero el nuevo modelo es tan sexy, tiene casi dos milímetros menos de grosor y es tan sexy, es tan deseable, la quiero».

Apple, históricamente, no tenía como primer razón de ser crear productos sexys. En realidad nunca habían sido una compañía que intentara que la gente deseara sus cosas. Ellos se dedicaban a crear hardware y software que justificaran ese deseo, en parte con una necesidad. Algo que cambiara cómo la gente hace su trabajo, cómo se definía la tecnología, qué es lo bueno y lo malo.

No es que Apple tenga que estar en el negocio de revolucionar el mundo de la tecnología cada año. Eso no sería bueno para Apple o para cualquier compañía, en realidad. Innovar con el sólo afán de innovar. Apple ha sabido jugar bien al juego de la innovación, al contrario de muchos de sus competidores. por ejemplo, Samsung: ellos crean todos los productos que se les ocurran y después ven cuáles se vendieron mejor y siguen por ese camino. En Cupertino siempre se preocuparon de hacer la apuesta a un sólo producto confiando en que era bueno. Y eso es mucho más valioso.

Pero, ¿qué tienen que hacer en Apple para dejar atrás esta etapa?

Según yo, varias cosas.

Primero que nada, ya no quieran hacer los productos más delgados.

No es necesario. Sí, son hermosos, pero no sacrifiquen funcionalidad para decir «ahora un 5.2% más ligero y 3.3% más delgado». No tiene caso. No es tan importante y si ofrecen funcionalidades interesantes, no creo que a la gente le moleste rener un teléfono dos milímetros más grueso.

Después, dejen de pensar en el usuario promedio.

Recuerdo la famosa campaña de Think different. Ahora cambiaron el «Esto es para los locos. Los inadaptados. Los rebeldes. Los problemáticos. Los que no encajan en ningún sitio.» por el «Esto es para los usuarios promedio. La gente común. Los normales. Los que quisieran más pero se conforman con lo que esté bonito».

Lo que definía a los usuarios de Apple era que en realidad habían descubierto una nueva manera de hacer las cosas. Apple no pensaba en el usuario promedio, pensaba en los extremos, en los inexpertos en tecnología que querían las cosas simples y fáciles y en aquellos que querían que su computadora fuera una herramienta para crear algo completamente nuevo. Si se cubren esos dos extremos, el usuario promedio llegará sin que lo llamen. Ahora los chicos de Cupertino están pensando en el usuario promedio, y eso no es tan bueno para la innovación.

Los extremos dicen hacia dónde va el mundo de la tecnología y permiten hacer más relevantes sus productos. Y ellos son la prueba misma de que es cierto.

Y ojo, no estoy diciendo que Apple esté condenado a morir dolorosamente y sin remedio o en una zona de riesgo. Pero hasta cierto punto me decepcionaron en 2012. Sólo espero que superen esta etapa pronto para poder ver algo nuevo y verdaderamente interesante quizás no en Mac OS 10.9 pero en Mac OS 11, quizás tampoco en iOS 7 sino en iOS 8.

Quiero que después de una keynote quede con ganas de usar un producto y que después de probarlo me de cuenta de que en verdad es tan bueno como lo promocionan y que me gustaría que mi Linux o mi Android hicieran lo mismo.

Y espero que pase, porque es la competencia y la verdadera innovación lo que hace que el mundo de la tecnología siga superándose. Y ojalá pase pronto.

Apple ¿dónde estuviste el año pasado?

Tags: , , , , ,


About the Author

Me encanta leer, escribir y todo lo que se necesita para conectar esos dos. Adoro la ciencia y la tecnología; me interesa conocer las maneras en que éstas cambian al mundo. Sci-fi, ASOIAF, TV Series, Cómics, Libros y todo lo demás.



One Response to ¿Y dónde quedó Apple? (no apto para fanboys)

  1. Pingback: Santas innovaciones, Batman! | gr3p

Deja un comentario

Back to Top ↑