Editorial

Published on marzo 26th, 2014 | by zapata131

0

Facebook, Oculus Rift y el futuro de los entornos virtuales

El día de ayer Facebook anunció la compra de Oculus VR por la nada despreciable cantidad de 2300 millones de dólares; como muchos ya saben, el principal producto de Oculus VR es el Oculus Rift, un headstet de realidad virtual que aunque algunos lo ven como hardware de videojuegos, su potencial es infinito. 

Por décadas, la idea de vivir en un mundo de realidad virtual ha cautivado la imaginación de los desarrolladores y antes aún de los escritores de ciencia ficción. Muchos han consagrado sus vidas a hacer de la realidad virtual algo real. Es una búsqueda sencilla con una premisa sencilla: escapa de este mundo a uno diseñado para ti. Pero aún así siempre ha habido una contraparte oscura a esta tarea: la posibilidad de que estos mundos virtuales se puedan convertir en algo corrupto o mal usado. Es una preocupación muy grande que podemos ver en muchos relatos de ciencia ficción, por ejemplo, pero que nos acompaña fuera de la ficción en el mundo real.

Pero entre todas las promesas sin cumplir, un héroe surgió: Oculus Rift, la promesa hecha crowdfunding; la verdad una de las mejores experiencias de Realidad Virtual más prometedoras de los últimos años, un producto que ponía atención a los detalles y mantenía todo a un precio accesible, de entrada, para los desarrolladores. Consiguieron crear una gran comunidad alrededor de su producto (incluso gente que empezó a desarrollar sin siquiera tener el hardware y poder probar) y  persuadir a grandes empresas a que desarrollaran para su plataforma (Valve y EVE Online unos cuantos ejemplos). Las esperanzas eran grandes. Oculus Rift iba a ser la empresa en realidad virtual. Pero…

Facebook acaba de comprar la más grande promesa independiente en el mundo de la realidad virtual.

Con esto, muchos se han sentido traicionados. Apoyar a una empresa, verla crecer y formar parte de su comunidad siempre es una de las grandes metas de los proyectos nacidos del crowdsourcing; y aunque es verdad lo que se puede leer en muchos lados acerca de que Oculus VR cumplió con la gente que apoyó entregándoles lo que prometió, Oculus Rift era más que una promesa comercial, era un gran proyecto del que muchos se sentían parte. Apoyado por gente común y corriente a la que la idea le pareció interesante, no apoyado por un montón de accionistas que en su mayoría no entienden ni les interesa de qué se trata el Oculus Rift.

Oculus Rift fue la esperanza de un nuevo futuro. Un futuro que quizás podría desarrollarse alejado de Google y Facebook. Pero no fue el caso y las reacciones no se han hecho esperar, por ejemplo Notch, el desarrollador de Minecraft, ha anunciado que retira las posibilidades de crear una versión de Minecraft para Oculus.

Y bueno, más allá del hecho de que Oculus VR haya defraudado, de alguna manera, a la gente que creía en ellos, vale la pena analizar un poco las razones de la compra.

En los comunicados de prensa  Facebook  y de Oculus, algunas notas o incluso la plática en Reddit, podemos ver que no se trata para nada de tener un Farmville en realidad virtual (aunque creo que debería empezar a patentar eso), se trata de comunicación.  Facebook está apostando no por el futuro de los videojuegos, sino por el futuro de la comunicación. Es una apuesta a largo plazo y es bastante interesante, pero siempre nos vamos a poder preguntar que habría pasado si esta compra no se hubiera dado.

Y hay algo que, tan siquiera a mi, me parece preocupoante. La compra de Oculus VR es un reflejo del modelo “pequeña startup se hace visible para que la compre una gran empresa”.

Pasan con esto dos cosas:

Muchísimo talento absorbido, gente que en una empresa grande tiene menos posibilidades de incidir en el futuro de su proyecto. Gente que en su startup podría ser de suma importancia y sentirse como tal, ahora se convierten en otro engrande más de una empresa gigantesca.

Y todas estas empresas gigantes que crecen más y devoran startups en su desayuno están basadas en publicidad, en tracking, en interrelaciones (Google y Facebook los más grandes) y no hay nadie que tenga control sobre eso.

Pero en fin, como dice Dean Putney en BoingBoing: Oculus era el futuro de los videojuegos, ahora es el futuro de Facebook.

Imagen Jason Foral

Tags: , , , ,


About the Author

Me encanta leer, escribir y todo lo que se necesita para conectar esos dos. Adoro la ciencia y la tecnología; me interesa conocer las maneras en que éstas cambian al mundo. Sci-fi, ASOIAF, TV Series, Cómics, Libros y todo lo demás.



Deja un comentario

Back to Top ↑
  • En Facebook:

  • Suscríbete vía email

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.